Estudio sobre la Lengua de Señas Ecuatoriana

Como Trabajo final para el Máster de Lengua y Literatura: aplicaciones profesionales impartido por la Universidad de Jaén, realicé el siguiente estudio sobre la influencia del español en la lengua de señas ecuatoriana en el siglo XX.

 

Resumen:

Durante casi tres siglos, la educación de las personas sordas ha sido ejecutada desde un enfoque clínico. El principal objetivo era que la persona sorda aprendiera a hablar con su voz para poder comunicarse con el entorno. Esto convertía a los alumnos en “falsos oyentes”; personas que se ajustaban a una norma común a toda la sociedad, pero que carecían de participación en la misma.

De forma paralela, las lenguas de señas fueron desarrollándose en distintos países con más o menos suerte hasta que en 1960 William Stokoe determinó en su obra Sign Language Structure que la American Sign Language, era una lengua. Desde entonces, la meta de muchas comunidades sordas ha sido el reconocimiento de su lengua y de su grupo como comunidad lingüística.

Con el paso del tiempo, las distintas perspectivas y filosofías que se han aplicado a la educación de personas sordas han desarrollado multitud de sistemas educativos. En éstos, la lengua de señas ha ido apareciendo de forma paulatina; por lo que se han producido muchas situaciones de convivencia entre la lengua de señas y la lengua oral de cada país.

Estos hechos han propiciado el desarrollo de las lenguas de señas que comenzaron a convivir en la población sorda junto con la lengua oral de cada país. Esta convivencia puede producir que interactúen entre ellas; no obstante, al no ser una situación de diglosia natural, estas interacciones pueden realizarse favoreciendo más a una lengua que a otra.

Puede consultar el trabajo completo aquí.

Logotipo de la Universidad de Jaén

Share This: